Conocenos

¿Qué es Alcohólicos Anónimos?

Somos una comunidad mundial de alcohólicos recuperados que nos ayudamos unos a otros a mantener nuestra sobriedad y compartir libremente las experiencias de recuperación, con otros hombres y mujeres, que también tienen problemas con la bebida. 

Mar10 Demo Image

Carta a una Persona Nueva en AA.

Bienvenidos todos aquellos que desean recuperarse,
conoce nuestra Carta para ti .

Leer Carta

Mar10 Demo Image

Sospechas que eres Alcohólico?

Nosotros somos una alternativa confiable para tu recuperación, puedes vivir una vida plena libre del Alcohol.

Aprende cómo

Mar10 Demo Image

Espacio Mujer AA.

Toda la información y ayuda necesaria para ti que eres Mujer AA.

Espacio Mujer AA

Mar10 Demo Image

Sección Jóvenes AA.

Sección dedicada para ti que eres Joven AA.

Ir sección Joven AA

Mar10 Demo Image

Localiza el Grupo AA más cerca de tu comunidad.

En el Directorio Nacional de Grupos podrás encontrar un grupo cercano a tu domicilio o lugar donde requieras acudir a una sesión tradicional de Alcohólicos Anónimo.
 
Localiza un Grupo AA en Directorio Nacional

La manifestación de un Poder Superior (20-Mar-2014)

La manifestación de un Poder Superior (Por Isabel V.)

Área Veracruz Dos

Estaba cansada de llevar una vida llena de sinsabores, nada me complacía, nada me llenaba sólo éramos mi amiga la botella y yo. Un día me hablaron sobre Alcohólicos Anónimos, un lugar donde me dijeron que se podía dejar de beber, no lo creí, decía: “qué va a ser cierto”.

Quien me trasmitió el mensaje fue un alcohólico con dos años de sobriedad. Me habló de un Poder Superior, pensaba que era ridículo, “esto es religioso, ¡al diablo con todo! Nadie me entiende y menos este loco”. En fin, fueron muchas noches que me hablaba de Alcohólicos Anónimos y su magia.

Un día me regaló el libro Lo mejor de Bill W. y lo abrí en la página donde estaba plasmada la Oración de la Serenidad y efectivamente al concluir me causó serenidad, tranquilidad y paz. Me empezó a gustar saber más de Alcohólicos Anónimos y me dijo que buscara un grupo cerca de mi casa. Yo estaba en Acayucan, allí trabajaba, pero vivía en Xalapa e iba a casa cada veinte días.

Al principio dije, “si voy a ir” pues entre esta persona y yo había ya una relación amistosa y por quedar bien, iría. Sólo Dios sabe qué pasó, pero la semilla estaba sembrada, por curiosidad, por quedar bien, no sé, pero cuando salí del descanso de mi trabajo de esos veinte días sin parar, tomé el camión del ADO que me llevaría a casa, era un 2 de noviembre de 1996 como a las cuatro de la tarde. Llegué a casa, tomé la bocina del teléfono y marqué el 040, me contestó una operadora y le pedí desesperadamente el teléfono de Alcohólicos Anónimos y así me comuniqué al Área Veracruz Dos.

Pensé que iba a estar cerrado por ser día festivo, pero hoy sé que en Alcohólicos Anónimos no hay días festivos, todos son laborables, porque se quiere dejar de beber. Atendió a mi llamado una persona con quien hablé y le platiqué un poco lo que me pasaba, me preguntó dónde vivía y me dijo que cerca de mi casa había algunos grupos y que pasaba por mí a las 8:00 p.m. para llevarme a uno.

Después de un rato pensé “en qué lío me metí… pero ni van a venir”. A las 8:00 p.m. en punto ahí estaban, él y otro compañero, conmigo iba mi hijo de tan sólo cinco años, un niño sumamente inquieto y sabía que no me iba a dejar escuchar la junta, pues no se está quieto ni un sólo momento.

Tomé una mochila, le puse algunos juguetes, un jugo, un paquete de galletas y salimos al grupo. A una cuantas cuadras de mi casa está el grupo Sacrificio, ahí llegamos y mi nerviosismo creció. Subí las escaleras de aquel lugar y al cruzar la puerta mi hijo me apretó muy fuerte la mano. Me recibieron con un aplauso y me dieron mi junta de información, pero al empezar, mi hijo me dijo “ya me quiero ir, no quiero estar aquí, ya vámonos, voy a llorar”, me puse nerviosa y de pronto se me acercó al oído y me dijo: “cárgame y abrázame”, así lo hice y de pronto se quedó profundamente dormido en mis brazos. Lo acosté en dos sillas y despertó al final de la junta cuando dijimos la Oración de la Serenidad.

V I S I T A S

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy277
mod_vvisit_counterAyer641
mod_vvisit_counterEste Mes38357
mod_vvisit_counterMes Anterior63657
mod_vvisit_counterTotal4902026

Site Login